IR AL INICIO
     
 
ir a www.maronas.com.uy
ir al tema anterior
ir al siguiente tema
 
José Pedro Ramírez
Pedro Piñeyrúa
Ciudad de Montevideo
Maroñas
  Municipal
De Honor
Polla de Potrancas
Selección
 
ir al Historial
 
En su Nº 2 del bimestre Marzo Abril de 1955, la revista Argentina Hipódromo realizaba un raconto de la historia de la prueba más importante del Turf Uruguayo.

 
 Versión PDF

EL GRAN PREMIO "JOSE PEDRO RAMIREZ"
SU HISTORIA (1898-1955)
 
     
   
  La influencia y actuación del Sangre Pura de Carrera argentino en el exterior ha dejado su vigorosa huella en el Uruguay. En realidad, hablar del caballo argentino en la Banda Oriental, es lo mismo que hablar de toda la gente de haras y pistas en el Río de la Plata. Desde su más remoto origen, hasta la actualidad y es por eso que hemos dicho que el Plata es río de orilla. En turf y en amistad, cuya raíz, desde la colonia misma, continúa, felizmente, indivisa.
Tracemos, entonces, la historia por las cumbres pues es esta la única forma de lograr conclusiones auténticas. Y si hay en Maroñas un Gran Premio Internacional, nacido en 1889 (desde 1914 lleva el esclarecido nombre de José Pedro Ramírez), a él concretemos el examen del tópico en revisión. Porque si desde la cuna fue "internacional" en su mejor sentido, aún más exacto es decir que constituye, con sus 67 lides, una inconmovible confrontación entre los caballos uruguayos y los nuestros. Que es como nombrarlos de un mismo pelo. E idéntica marca. Eso sin contar que, muchas veces, el Ramírez fue revancha del Internacional porteño. Y, a su vez, éste funcionó como desquite de aquél. Resumiendo: siempre hemos vivido en familia. Mejor: como hermanos.
INTERCAMBIO FECUNDO
Allá, en el tercer cuarto del siglo viejo, aún en vías de formación el puro argentino, llevó su simiente al Uruguay. "El éxito de los mestizos argentinos poco tardó en trasponer las fronteras de su país.
Desde 1870 era común que en los planteles de las principales estancias uruguayas figurase alguno de estos mestizos. La obra de renovación que produjeron en la Argentina las primeras corrientes de animales de pura sangre, dio la medida del poderío y rendimiento que podría lograrse, también, en el Uruguay, una vez que se orientara la crianza de la raza caballar dentro de las sabias disposiciones que la inteligencia y técnica inglesas habían dictado después de experiencias seculares"
(cita del Libro del Cincuentenario del Jockey Club de Montevideo, 1888-1938).
VERDAD ESCUETA. DESNUDA. TESTIMONIO INTACHABLE
El ímpetu de progreso fue doble. Cabañeros y propietarios orientales, adquirieron sus caballos en Buenos Aires. Velozmente se pusieron a la par. Hasta el extremo —y ello nos honra— que los fundadores del elevage uruguayo, antes de extinguirse el siglo, trajeron sus propios productos a subastar a nuestra tierra. Un nombre grande: Pedro Piñeyrúa, padre del turf uruguayo y fundador de la cabaña "Progreso". Otros: Luis y Gilberto Lerena. Y, desde luego, el primer establecimiento propulsor: el haras "Las Acacias". A él llevaron Adolfo Artagaveytia y Jorge Pacheco, junto con el inglés The Barón (Favonius y The Duckling, por The Drake) a Beausoleil, uno de los primeros puros nacionales. Había sido criado por Santiago Luro, en su cabaña "La Quinua", próxima a Dolores, y era hijo de Fédor y Bayadére, por Henry. ¡Las bases mismas del S. P. C. argentino!
     
       
      PARTÍCULA, por
Stiletto y Párvula,
que batió a Calepino y
Cacique en la
Internacional de 1904
 
       
 
EL HARAS REYLES
  Nos salta al teclado el recuerdo de dos magnos criadores uruguayos, cuya acción fecunda trascendió a la Argentina. Carlos Reyles, que trajo a nuestro ring (1903) hijos de Exmoor y Napoleón, calificados, respectivamente, por Yerba Amarga e Imperio. Y que años después liquidó definitivamente su empresa en el Uruguay, para radicarla en el país.
Fue nada menos, que el importador de Le Samaritain, por Le Sancy y Clementina. Le Samaritain, "el grande" cuyo hijo Roi Herode (en Roxelane), importado de Francia a Inglaterra, reverdeció, a través de The Tetrarch (Roi Herode y Vahren) "el maravilloso manchado", la prácticamente extinguida rama de Hero. Dispersado, en 1920, el haras Reyles, el viejo tordillo, cubierto de gloria (su hijo Grey Fox, que luego sirvió en Francia, había sido único vencedor del prodigioso Botafogo) fue comprado por el haras Ayacucho, donde murió a poco de arribar.
La otra figura consular es Guillermo Young. El teórico y el realizador. El maestro en la crianza y en el estudio del "pedigree". Liquidado su haras "Hampton", por sucesión, tuvo el espaldarazo. Los planteles fueron adquiridos, casi totalmente, por los haras Chapadmalal y Nacional (después Los Cardos).
Con ello se saldaba la deuda de los "primeros mestizos". Sin contar el fervor de Francisco E. Anaya, que compró a Mouchette, la misma que ganó tres de nuestras Copas de Oro, incorporándola luego a su haras del Paso de la Arena. Retornó, muy poco después, para Chapadmalal, la inagotable hija de Pietermaritzburg, así como para El Pelado lo hicieron Royal Princess, Rebelión II y otras madres calificadísimas, importadas por el esforzado (¡y romántico...!) criador uruguayo.
                         
                AMSTERDAM, hijo de
Pietermaritzburg y Haya,
fue el primero en
reeditar la hazaña de
Camors al imponerse
consecutivamente en dos
temporadas.
     
APORTE DECISIVO
Para llegar al Ramírez, no hay mejor camino que el de la formación del puro oriental. Que, en sus bases (y en sus resultados) tiene fuerte cuota argentina. Aún no sabemos si felicitarnos o si llorar por la exportación de Enero, el real continuador de la línea de Old Man en el haras. Asumió del otro lado del río jefatura indiscutida.
Stayer, Sprinter, Latero, Menino, Misurí, Scarone, son otras tantas ramas de un tronco fecundísimo. Además, San Pascual, Beausoleil, Berthier, César Borgia, Brazal.
El estupendo Schahriar (Craganour y Scheherezade), Saca Chispas, Cauteloso, El 14, Jolly Eyes, Cartaginés, Talero, Ruler, Chesterfield, Los Angeles, Harpooner (el propio hermano de Tresiete); Carrión, Ayacucho (padre de Mascagni, vencedor de Romántico en tiempo récord), Simpático, Yahoo, Envite, Amstel, Vergara (padre de De Frente!), Minutero (otro "record horse") Berkeley Boy, Leones, Mazarino, Blackamoor, Castigo, Boabdil, Cute Eyes, todos en haras uruguayos.
Todos padres de ganadores clásicos y de fértiles padrillos. A tal punto, que uno de los establecimientos de mayor significación en el continente ("Casupá") hizo su pedestal con Schahriar, Cartaginés, Ruler y Talero, argentinos; Stayer, hijo de argentino; Misurí y Menino, nietos de argentino. Solamente Caboclo, oriental, contribuyó a este encumbramiento. Y cómo agotar páginas, refiriéndonos a nuestras yeguas madres, de las cuales fueron especialmente codiciosos los inteligentes criadores orientales!
LA EXPORTACIÓN
  Un atisbo más... antes del Ramírez. Uruguay fue, desde el comienzo, el mejor cliente (5 exportaciones al 31 diciembre 1888 contra 4 a Brasil y 2 a otros destinos).
Posteriormente, van turnándose ambos países en el dominio de nuestras exportaciones de puros. Hasta que se afirma definitivamente Brasil, sin que Uruguay ceda el segundo lugar. Doblemente importante, por las diferencias entre ambas plazas y sus muy diversas capacidades de absorción. En resumen, hasta 1950, Uruguay importó de Argentina 2.815 ejemplares, contra 3.355 de Brasil, sobre un total de 10.190. Vale decir, un 25,81 %, proporción más elocuente que todas las palabras.
PALESTRA FRATERNAL
  Como de la casa vemos a la gaucha arena de Ituzaingó. Nunca más porteña que el día de Reyes. Fecha tradicional. Anterior al mismo Jockey Club de Montevideo. Que fundado a fines de 1888, recién tuteló carreras en febrero del año siguiente, un mes después del sensacional empate argentino de Havre (Zut o Verdun) y Recuerdo (Phoenix). Y continúan los tantos para esta banda (por origen, no siempre por colores) y a veces por ambos lados. Así, la victoria de Tilimuque (Chivalrous); el doblete de Camors, por Fortissimo o Edward the Confessor (1892- 1893), batiendo, entre otros, a Athos II y Reverie. En 1894, Reverie (Whipper Inn) da el lauro al stud Progreso, a costa de Buenos Aires y Malakoff.
Sebastopol repite la hazaña sobre el oriental Imperio y Landseer. Imperio vence en enero siguiente (1897) a Discreto, futuro padre de Black Prince, que, en 1909, se impuso corrido por nuestro Luis Laborde. Y presentado por el venerable Francisco Milia (concurrió a retirarlo al pesaje con galera "de azotea").
Imperio (que con Pío Torterolo y sus muchachos, posteriormente, acreditó su clase en Inglaterra, junto con Cartouche) fue uno de los precoces ídolos de la afición local. El primero, importado, -Guerrillero, ex Kingscote, por Childeric y Petticoat corrido por Carlín Vale y defendiendo las sedas del stud Oriental, ya había conquistado el "Gran Premio Internacional jugado en las carreras que se efectuaron en el hipódromo de Maroñas el día 18 del actual". (Según reza un candido epígrafe de "Caras y Caretas", 1891). Guerrillero, vistoso malacara, que dio su nombre a una popularísima marca de cigarrillos, aparece con correaje blanco y pretal "ahorcador".
Mientras, Vale, que estriba largo (el talón un palmo más bajo que la punta del pie) luce conmovedor bigote.
                                         
                La de MONSERGA,
hija de Pronóstico y
Monedilla, fue una de
las más espectaculares
victorias alcanzadas en
la gran carrera por
productos argentinos.
           
                                         
Orbit muestra indirectamente su garra en la Internacional maroñense de 1902; sus hijos Mesalina y Ovación ocupan los dos primeros puestos, superando al uruguayo Ultimátum.
Luego, en serie, vienen San Carlos (Sargento) que aventaja a Polas y Calepino, y la extraordinaria Partícula, hija de Stiletto, que torna a derrotar a Calepino. (Esa tarde, en Buenos Aires, moría su criador, Raúl Chevalier.
Se despidió diciendo: "el caballo alazán... el caballo alazán"). Peligroso (1905) es el primer vencedor argentino, hijo de padre también argentino: Senador, por Chivalrous. Iguazú (Porteño); Fiscal (El Amigo); Mentirosa (Millenium) que dio a Black Prince el aprendizaje de su victoria del año siguiente, preceden en la lista a cuatro vencedores argentinos: Contacto por Simonside (cuyo peón, Virginio da Silva, conquistaría, catorce años después, el Nacional de ambas orillas, aparte del Ramírez, como cuidador de Sisley); Sarah Bernhardt (Valero), segunda en la temporada anterior; Amsterdam (1912 y 1913), notabilísimo hijo de Pietermaritzburg y Haya, que dio a Chapadmalal, junto con Pipiolo, el primer aporte decisivo de los reproductores nacionales.
 
          BUEN OJO, por Chili o
Craganour y View, también
triunfó en dos oportunidades,
pero lo hizo en años
alternados.
LA NUEVA HISTORIA
  Recién en 1914, la Internacional tomó el nombre prócer de Don José Pedro Ramírez. Vence otro campeón argentino: Mojinete, por Camors y Belle Rake, cuyo hijo Mameluke repetiría la proeza en 1923. Oldiman y Belkiss, dan a Old Man dos florones consecutivos, y los refuerza Saca Chispas (Diamond Jubilee), que suma, para el stud Montiel, otro lauro a los dos de Amsterdam. Buen Ojo (Craganour o Chili II), Palospavos (Papanatas), otra vez Buen Ojo, y Mameluke (Mojinete) lustran la foja de las caballerizas argentinas, siendo también argentino Sisley (Flores) lo mismo que Zarpazo II (Lord Basil), Rubens (Remanso), Marón (Saint Wolf) y Monserga (Pronóstico).
En 1930, Congreve pierde contra Perseus y Don Raúl. En seguida, nos da desquite Cocles (Copyright) figurando sucesivamente Origan (Adam's Apple), Balbucó (Tresiete) y Camerino (Copyright).
                                 
                BALBUCO (Tresiete y Bibesca) entra a la recta final acosado por
El Pampero en 1937, pero
sin ceder la delantera hasta la sentencia.
       
                                 
                                               
  Romántico (Caboclo y Rosaflor) enarbola el pabellón oriental entre 1938 y 1940: dos veces el Pellegrini y dos el Ramírez. Pellizco (Strip the Willow), Mazarino y Judea, hacen marcador argentino en 1941, y sigue la lista con Profano (Cute Eyes), Banderín (Alan Breck) y Filón (Full Sail), que totaliza cuatro internacionales (dos veces el Pellegrini, Ramírez y Gran Premio Brasil, de La Gavea). Acamédico (Sind), en 1947, doblegó netamente a Cervantes y Enterprise, anticipando otra serie porteña y familiar: Uranio (Congreve), Murano (Congreve) y Penny Post (Embrujo). Sloop, Bizancio y Aureko, que ganan en 1951, 1952 y 1954 son nacidos en Uruguay, pero hijos de padrillos argentinos (Castigo, Blackamoor y Castigo, respectivamente).
Por último, este año, con un remo fisurado, prevalece Jungle King (Claro) en un marcador que integraron Dorón y Los Curros. Súmase, así el nieto de Colombo, a la lista de caballos argentinos que se adjudicaron los internacionales de ambas márgenes platinas: Palospavos, Cocles, Camerino, Banderín, Filón, Académico. Pero es de justicia estricta anotar que aún está por igualarse la increíble proeza de Romántico. ¿Cuánto valdría Mascagni, argentino por línea paterna y materna, que en el Comparación batió a Romántico en 2' 32" los 2500 metros?
                         
      MARON,
descendieniente
de Saint Wolf y
Mamita, que
triunfó en 1928.
        COCLES, por
Copyright y
Cecilia Metella,
el vencedor de
1931.
 
                         
 
¿COMPETENCIA...? NO: COMPLEMENTO
  Erraría quien viese la confrontación añeja de ambas ramas del turf rioplatense, como una competencia.
Es, realidad, un complemento fecundo en progreso. Comunidad de cuna, vecindad geográfica, identidad de clima, facilidad de intercambio, dan a esta puja noblemente internacional, una constancia que no ofrece relación en otros ámbitos. La razón es sencilla. Nuestros caballos van al extranjero, e imponen su calidad en la pista y en la cabaña. Pero difícilmente llegan a nuestras canchas luchadores de lejanía que exceda al Uruguay. Ni los brasileños, concurrentes a las primeras citas. Menos todavía los radicados más allá de las cordilleras, de los océanos, de las selvas enormes, del istmo central. El transporte por avión ha superado todo. Pero lleva, y no trae. Especialmente, aportes destinados a la pista.
Es pues, Maroñas, cartabón de nuestra propia grandeza. Y el júbilo con que se recibió, este enero, la victoria de Jungle King, no empaña el deportivo entusiasmo que hallaron los dos noviembres -lejanos, pero actuales- de Romántico. Inclusive -y un poco perdidos en el tiempo- caben dos recuerdos. El primero, vetusto: viñeta, medio borrosa, del auge de los mestizos. Cuando La Negra, propiedad del Presidente de la República, General Máximo Santos, venció al mestizo argentino Druid (El General no había podido presentar por hallarse lesionado, a su famoso oscuro Pretendiente, sobre el cual cabalga campeador, en el óleo magno de Juan Manuel Blanes).
El otro recuerdo, es de la depresión oriental. Maroñas, sobre el filo del novecientos, paralizó su actividad. Liquidaron muchas caballerizas. Otras, tomaron el camino de la emigración. Lógicamente, hacia la Argentina. Aquí ganaron Imperio, Chaná, Ultimátum, Langosta, Salto, Yerba Amarga, Yuquén, Eureka (que en Palermo se llamó Eúskaro II), Black Prince, Cartouche II y Santa Elvira, entre otros muchos. Pero ninguna más arraigada en el afecto popular que Yerba Amarga, la hija de Exmoor. Ganó el Gran Premio de Honor de 1899, sobre Salto y Pillito. Stud: Charrúa. Propietario: José Pedro Ramírez. Nombre exacto de una voluntad creadora y de un afecto cordial hacia los argentinos. Símbolo de acercamiento. Que, en el gobierno y el turf vio, claramente, una verdad espiritual, más verdadera que la geográfica: el Río de la Plata, es de una sola orilla.
                                               
     
  Con más holgura de la que
aparenta la fotografía, FILÓN
se impone a Hidalgo y
Cántaro en 1945.
BANDERÍN, por Alan Breck y
Barandilla, fue el ganador en
1944 tras de escoltar a
Profano un año antes
 
     
   
 
EL INTERNACIONAL DE MAROÑAS EN 1955
subir
“La tradicional carrera del 6 de Enero ha tenido una vez más, este año, un resultado netamente favorable a los productos criados en la Argentina. Ha ocurrido en este caso lo mismo que en tantas otras oportunidades y en distintos lugares del continente, cuando de confrontar capacidades se ha tratado: los representantes del "elevage" argentino han hecho prevalecer su mayor clase y sus mejores medios.
El Gran Premio José Pedro Ramírez de 1955, volvió a contar con el concurso de buenos representantes de caballerizas argentinas y arrojó un saldo tan netamente favorable para los mismos que el marcador resultó integrado en sus tres cuartas partes por ellos, al clasificarse: primero, segundo, tercero y cuarto, otros tantos productos argentinos.
Cabe decir que el éxito de esa fiesta del turf que tiene por eso el viejo circo de Ituzaingó, pudo considerarse asegurado y digno de la tradición de la fecha desde el mismo momento en que se anunció la concurrencia de los elementos porteños. No se trataba, por lo demás, del mero hecho de presenciar una confrontación entre los campeones locales y algunos caballos argentinos, lo cual ha conferido a la prueba ese carácter internacional suficiente ya para acicatear el interés genuino. Más que eso, se trataba de ver en acción a nada menos que al vencedor del Gran Premio Internacional de San Isidro, Jungle King, y a otros excelentes tres años argentinos como Dorón, Le Trayas y Los Curros, de destacada actuación todos en la temporada anterior.
   
                                           
El náutico viaje de Jungle King, hacia Montevideo
Y frente a respetable escuadra iba a defender los prestigios del "elevage" uruguayo un tres años invicto, el campeón Scooter, en compañía de un conjunto de elementos muy buenos de pistas maroñenses. Así las cosas, poco cuesta comprender la expectativa y el enorme interés despertado por la carrera, en cuya víspera nuestros colegas del otro lado del Plata tuvieron amplia oportunidad para rememorar "Internacionales" célebres como los que consagraron los nombres de:Buen Ojo, Mazarino, Zarpazo II, Monserga, Perseus, Cocles, Camerino, Romántico, Penny Post y tantos otros fantásticos ejemplares de la raza. El factor tiempo, tan importante para lograr el lucimiento del espectáculo, prestó también su concurso y fue así como el hipódromo de Maroñas presentaba en el momento de iniciarse el desfile de los competidores del gran cotejo, un aspecto imponente. Muchas han sido las ocasiones en las cuales ha resultado justa la frase según la que sólo por un milagro hubiera sido posible hallar un claro entre la multitud, pero quizá nunca más exacta que en esta oportunidad.
Los jockeys participantes en el evento
     
Durante el desfile preliminar fue dado apreciar el sobresaliente estado del lote.
Como no podía dejar de ocurrir, no todos los participantes convencieron en igual forma y, para los aficionados uruguayos, fueron hasta cierto punto decepcionantes las figuras de Jungle King y Dorón. De este último por lo que diremos más adelante y del otro por cuanto a nadie se le oculta que, visto por primera vez, resulta muy difícil adivinar la posesión de tanto poder locomotivo en un ejemplar como el doradillo; longilíneo, sin aparentes puntos de fuerza y con una conformación que sólo sugiere agilidad y soltura en la acción, el nieto de Colombo no es un animal que se revele con la estampa.
El saludo de honor, tan habitual en esa época
Pero vayamos a la descripción de la carrera. Poco después de ser colocadas en las pizarras las cotizaciones definitivas, que señalaron las preferencias de la mayoría por Scooter, sonó la campana y tras breves instantes de espera se elevaron las cintas, partiendo el grupo en muy buen momento. El primero en asomar al frente fue el hasta entonces invicto hijo de Castigo, pero casi en una línea con Ballenato que prontamente mostró sus intenciones de no ceder la punta; levantó entonces Isaúl Rey, el jockey del favorito, y el tordillo quedó solo en la delantera, mientras detrás de Scooter se iban escalonando: Elector, Bosquejo, Los Curros, Smolensko, Dorón, Remember y Le Trayas, en tanto Jungle King y Dahir cerraban la marcha.
Poco después, sin embargo, se produjo un cambio al avanzar velozmente Remember para dar alcance al puntero y relegarle muy pronto, acción que de inmediato imitó Scooter. Pasaron así por primera vez frente a las tribunas, notándose que los dos delanteros se habían separado bastante del resto y también que el jockey de Scooter hacía visibles esfuerzos por contener a su cabalgadura que pugnaba por mayor libertad de acción. El ritmo de la marcha era evidentemente suave y esto no dejó de alarmar a quienes habían depositado su confianza en elementos como Dorón y Los Curros, cuyas "chances" dependen de desarrollos movidos a buen tren, y no así los partidarios de Jungle King, conocedores de la extraordinaria velocidad de su preferido.
Continuó la carrera sin mayores cambios durante el recorrido de la curva del ferrocarril y cuando comenzaban los participantes a cubrir la recta opuesta a las tribunas se notó un estrechamiento general de las distancias. Más o menos en ese punto Le Trayas, ganando rápidamente posiciones, se había aproximado a los delanteros y poco después pasaba al frente, para ser hostigado por Ballenato que había seguido sus movimientos. Conservando esa posición, pero muy apremiado siempre, entró el potrillo del "Dos Estrellas" al último recodo, teniendo a su flanco al tordillo y muy cerca a Scooter, mientras poco más atrás se mantenía Remember delante de Dorón y Dahir, abriéndose luego un claro hasta un segundo grupo encabezado por Smolensko, Jungle King y Los Curros. En plena curva Scooter se acercó más aún a Le Trayas y Ballenato y así ingresaron en la recta final; se produjo allí un aparente amontonamiento y de pronto se vio dominar la carrera a Dorón (filtrado por entre dos competidores) y poco después, aunque muy fugazmente, a Los Curros igualar la línea del pupilo de Ojeda, en tanto Le Trayas, Ballenato y Scooter cedían posiciones.
 
La largada del clásico
A todo esto Leguisamo había aproximado a Jungle King por la línea exterior, colocándose en la mejor situación para definir la carrera; cuando llegó el momento oportuno "subió" las riendas y el defensor de la caballeriza "Don Eustaquio" se estiró como un galgo y pasó sin lucha a Dorón, al cual Rubén Quinteros aplicaba ese rigor tan suyo. Pero todo era en vano: el guapo descendiente de Congreve sólo pudo evitar que Jungle King abriera luz, pero estaba irremisiblemente derrotado, perdiendo por algo menos de un cuerpo, cuando los cronómetros señalaban una marca de tres minutos, cinco segundos y dos quintos para los tres mil metros.
Sobresaliente, desde todo punto de vista, fue la actuación de Jungle King; aun sin hacer pesar en la balanza del juicio la circunstancia de haber finalizado sentido, su "performance" fue ampliamente consagratoria. Conducido por Leguisamo (¿sería el mismo caballo sin él?) con ese tacto magistral que se manifiesta en forma superlativa con animales de las características del hijo de Claro, rindió lo necesario para imponerse sin apremios.
La primera pasada por el disco
Con mucha más holgura que en el Internacional de San Isidro y dejando tras de sí a un Dorón más consolidado, más completo que entonces y consagrado ya como un ejemplar respetable para cualquier adversario en carreras de largo recorrido. Pero no para un caballo como Jungle King que sin ser, ni aproximadamente, un "stayer" típico, resiste la distancia conservando siempre esa reserva de energías gracias a la cual saca a relucir en última instancia sus atributos de veloz, con lo cual su carga final cuando es sabiamente calculada, resulta irresistible para los galopadores natos. Es que éstos poseen su fuerte en el tesón, la resistencia constante, pero carecen de esa ductilidad, flexibilidad diríamos, que permite aumentar de pronto la velocidad aun cuando ello sea por poco trecho; cuando así no ocurre, cuando las dos características se presentan juntas y equilibradas en un mismo ejemlar, ése es nada menos que un "crack".
El ingreso a la recta final
Con lo antedicho queda juzgada la ponderable carrera de Dorón; caballo sin facetas brillantes, pero honesto y poseedor de positiva calidad. A pesar de su físico, capaz de hacer tambalear el prestigio del mejor juez de caballos. Pero Dorón ha probado, ya antes, que su aptitud no es tan unilateral: su sorpresiva victoria en la Polla de Potrillos, que entonces se atribuyó a sus facultades de "barrero", fue suficiente prueba de que bajo esa envoltura tosca se encubría un animal de clase, lo cual se confirmó más tarde con sus honrosas actuaciones en el Gran Premio Nacional, el Internacional y en el nuevo Handicap Reseros donde concedió prácticamente el peso por edad a un caballo hecho y fogueado, batiéndolo bien al cabo de tres mil quinientos metros.
Elector, que tras un breve encierro halló paso por los palos y pudo quitar sobre la raya el tercer puesto a Los Curros, realizó una excelente demostración. En cuanto al hijo de Churrinche, cabe señalar la poca suerte que le acompaña desde el día del Gran Premio Nacional; esta vez nuevamente se encontró con una carrera lenta en su comienzo y a pesar de ello surgió a comienzos del derecho en fuerte arremetida, dando alcance a Dorón, pero en ese mismo punto (faltaban escasamente trescientos metros para el disco) sufrió los efectos de la dureza del terreno, sintiéndose y menguando el esfuerzo.
 
Hipódromo Nac. de Maroñas | El Sangre Pura de Carreras | Los Grandes Premios de Maroñas
Campeones de Todos los Tiempos | Los Triple Coronados del Turf Uruguayo | Ases de la Fusta
Los Magos del Training | El Stud Book Uruguayo | Históricas Hípicas | Biblioteca
       
  Copyright © 2010 Museo del Turf Uruguay
Pereira de la Luz 1327 | Tel.: 622 6678 | Luis Costa Baleta | info@museodelturf.com.uy
 Inicio   Galería